Publicado el:

De todos los campeonatos de automovilismo, el Rally Mundial es quizá el más exigente por su complejidad en el manejo.

Conducir un auto de rally es quizá la experiencia más desafiante que existe al volante de un vehículo. Una de las claves para este deporte, es el copiloto, quien cumple un rol fundamental. Por tratarse de un manejo prácticamente a ciegas, es el acompañante quien debe guiar a su compañero de equipo indicando todas y cada una de las curvas, declives en el camino, cruces de puentes y cambios de dirección.

Desafi¦üo al volanteFoto – Vehículo de World Rally Championship.

El día previo a la competencia, se elabora la hoja de ruta que debe ser cuidadosamente estudiada y memorizada, para luego dar las indicaciones correctas y evitar contratiempos.

Este tipo de competencia se compone básicamente de dos etapas bien diferenciadas. Por un lado, están los tramos cronometrados o especiales, en los que cada vehículo debe desarrollar la máxima velocidad. Por otro, se encuentran los tramos de enlace, en los que no se computa el tiempo, que se refiere a los recorridos que sirven para unir los tramos cronometrados. Por supuesto, que los mejores tiempos que se realicen en cada tramo cronometrado serán los que se tendrán en cuenta para nominar al campeón mundial de esta competencia.

Los autos de Rally son verdaderas “joyas” de la ingeniería, un vehículo de rally profesional puede llegar a los U$S 700.000
Básicamente son vehículos de serie que luego son desarmados íntegramente para cambiar sus partes por piezas más reforzadas y robustas. Poseen tracción en las cuatro ruedas para un mejor agarre al suelo y así poder lograr velocidades increíbles.-

Publicado por: chile, en: Deportivo