Publicado el:

Calidad, seguridad y un motor con excelentes prestaciones, son los puntos más destacados del modelo más pequeño de la marca sueca.

La llegada al país del modelo C30, hace más de cinco años, marcó un cambio en los clientes argentinos con respecto a la marca sueca. Gran parte de ese logro se dio por su llamativo diseño, con el portón trasero vidriado que mostró el nuevo camino y dejó de lado las líneas rectas y clásicas.

En 2010 recibió el último rediseño con cambios que se aprecian en las dimensiones de los faros antiniebla delanteros, en el flamante capó de perfil más deportivo y en el nuevo estilo de la parrilla. De la misma manera, ocurre en la parte posterior con la inclusión de trazos profundos y definidos y la sustitución de los paneles de plástico negro por el color de la carrocería para forjar un contacto más cercano entre ellos.

Ya fuera del mercado sueco, su país de orígen, y próximo a terminar la serie en los restantes territorios que se comercializa, el C30 tiene un sucesor -aunque no de forma directa por su formato-, denominado.


Publicado por: admin, en: Test Drive